Es cuestión de conjugar bien