Accidente de Santiago: responsabilidades y escaqueos