Haciendo Eco

Consumo responsable: un día al año?

No acabo de entender cómo, a pesar de ser totalmente partidario del consumo responsable en todas sus facetas (ecológico, justo, local, razonable,..), y aun con los pasos que tanto individualmente como en la familia hemos dado, no forma parte de nuestro día a día.

El consumo responsable es mucho más que comprar detalles, o café, o chocolate, o artesanías,…

  • por un lado, es una opción personal. Sin embargo, mientras que otras opciones tienen una repercusión y una continuidad mayor, el consumo responsable no logra hacerse un hueco en lo cotidiano…
  • por otro lado, nos ofrece la capacidad de reaccionar y hacer visible nuestra opción ante diferentes situaciones (sociales, laborales, ecológicas, estructurales, de justicia social,…)

No debería ser sólo un día al año. Se nota que aumenta cuando se lanzan iniciativas concentradas en una campaña, en lugar de remover la estructura y modificar hábitos, contenidos,… Es como quien se arremolina ante las tiendas de recuerdos…

Podemos pensar que ‘al menos’ compramos un día, pero quizá sirva únicamente para tranquilizarnos, o para engañarnos, más o menos conscientemente.

Evidentemente, consumir de forma responsable tiene repercusiones: habitualmente, el precio es mayor, es más difícil encontrar determinados productos, cambian los sabores o los formatos,… Aunque esto no debería ser una traba si realmente hubiera una opción por detrás.

Debería ser algo a enseñar en las clases, igual que la educación vial o las normas de higiene, porque son criterios en el consumo que hacen mejor la convivencia entre todas las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *